El Alfabeto Céltico Ogham

Spread the love

Sharing is caring!

El alfabeto Ogham tiene un origen poco claro, sin embargo se cree que está relacionado con la cultura celta. Se cree que fue un regalo del Dios Ogmios=Ogma, el Dios celta de la elocuencia y la literatura, miembro del pueblo de los Tuatha dé Danaan. Esta atribución aparece en el libro de Ballymote, un manuscrito medieval irlandés considerado como la piedra Rosetta del Ogham, ya que gracias a este libro y a las piedras Ogham como la «Aghascrebagh en Creggan» (Norte de Irlanda) los investigadores lograron traducir este alfabeto.

 

Piedra Aghascrebagh en Creggan

 

Historia del Ogham

No se sabe con precisión donde o cuando apareció el Ogham, o cuando fue usado por primera vez, sin embargo, Julio César, quien vivió en el siglo I a.C, menciona el uso del Ogham por los druidas de la Galia, no obstante los arqueólogos no encontraron rastro alguno del Ogham antes del año 300 o 500, pero si hay rastros apartir de los siglos III al VI d. C.

Las piedras que se encontraron grabadas con los símbolos Ogham eran llamadas “piedras Ogham, menhires, o piedras en vertical» y miden desde 1.80 hasta 2.70 metros. Si la inscripción era extensa, se rodeaba la piedra por la parte superior y continúa bajando por el otro lado. Hay más de 400 piedras Ogham y la mayoría de ellas está en Irlanda, mientras que el resto proviene de Escocia, Gales, Inglaterra y de la Isla de Man. También se han encontrado inscripciones de Ogham en España, aunque no es un hecho común.

Existen distintas versiones respecto a la función del Ogham, la más conocida era que era el sistema de escritura de los Druidas, sin embargo se dice que los druidas no utilizaban el lenguaje escrito pues así protegían sus conocimientos y porque temían perder su gran capacidad para recordar que era constantemente ejercitada con la memorización de conocimientos, historias y poesías. Otra versión dice que podría tratarse de una estela funeraria o de limitación de territorios. También se decía que el Ogham era un sistema de comunicación con las manos entre los druidas donde cada símbolo coincidía con la parte de un dedo. De este modo se transmitían mensajes sin que otros pudiera entender qué decían.

 

Al principio, el alfabeto Ogham tenia de veinte caracteres, a los que posteriormente se añadieron nuevos caracteres más complejos. A los caracteres se les asignaron nombres de árboles o plantas y se diseñaron para ser tallados en piedra y madera. Los escritos en Ogham se leen de abajo hacia arriba y muy rara vez, de derecha a izquierda. El Ogham no es una traducción símbolo-letra, si no que es una traducción símbolo-sonido. Se cree que el Ogham se utilizaba como oráculo o para escribir poesía, sin embargo no hay indicios de que el Ogham tuviera estos propósitos.

 

 

 

Entres las versiones de los orígenes del Ogham, existe una que equipara el Ogham con la aparición de las runas nórdicas Futhark, pero se descarta esta teoría ya que cerca del año 1000 de nuestra era, aparecieron los indicios de las runas, lo cual no es incompatible con las fechas de aparición del Ogham. Sea como sea, tristemente al llegar el cristianismo, el uso de Ogham se fue perdiendo ya que se consideraba pagano.

 

 

El Ogham y el Calendario Celta

Aunque actualmente existen varios horóscopos, zodiacos, calendarios y sistemas de adivinación que dicen ser de origen celta ninguno de esos métodos son lo que afirman. Sin embargo sí se sabe de un autentico calendario celta que tuvo lugar antes de adoptar el calendario romano. El nombre de este calendario Celta es calendario de Coligny.

El calendario de Coligny tiene una base lunar, con meses que corresponden a el paso de una Luna a otra, para corregir las desviaciones que ocurren entre el año solar y las fases de la Luna, cada varios años se incluye un mes extra; el calendario de Coligny es tanto solar como lunar. Cada día dentro de los meses viene señalado como apropiado o no, no hay una idea clara sobre qué podría significar esto o en qué campo se aplicaba, muchos lo toman como días de “buena/mala suerte”.

 

Gran placa de bronce descubierta en la localidad de Coligny, en Francia, en 1897, que se remonta a finales del siglo II d.C. La placa, reducida a fragmentos, contiene el texto celta de un calendario en caracteres latinos y fue grabada, con toda probabilidad, por iniciativa de los druidas.

Aunque tenemos los nombres de todos los meses, no hay un consenso sobre su significado ya que el idioma gaélico continental de aquella época y de esa zona no ha llegado hasta nosotros; por ello, las traducciones se hacen por asociación con los lenguajes gaélicos actuales más posibles préstamos griegos y romanos.

 

 

El Ogham de Robert Graves

Fotografía de Robert Graves.

El modelo actual de “calendario celta arbóreo” prácticamente fue creado por el escritor e historiador británico Robert Graves, quien hizo una reseña del tema en su libro “La Diosa Blanca”en 1948. Esta reseña, constaba de un calendario anual de 13 meses, donde cada mes se asociaba a un árbol. Graves asoció cada árbol a una fid (letra individual) del alfabeto Ogham y afirmaba que estos 13 meses corresponden con los 13 signos del zodiaco en astrología. Este libro no es histórico pero igualmente repercutió en muchos estudiosos tradicionales de los celtas y los seguidores modernos del paganismo. Robert Graves era nieto de un genuino conocedor del Ogham, Charles Graves, quien por supuesto no estuvo muy convencido con el trabajo de su nieto.

El libro «La Diosa Blanca» de Robert Graves

 

 

Las Bases Reales del Ogham Arbóreo

Como tal no existe un “calendario” u “horóscopo” arbóreo heredado de los celtas antiguos, pero sí existe una relación entre el alfabeto Ogham y los árboles. Existen textos como el Auraicept na nÉces (El Manual del Académico”) o el In Leabar Ogaim (“Libro de los Ogams”), donde los nombres de las feda (letras en plural) son nombres de árboles, aunque no todas las feda reciben su nombre de los árboles. Los feda no sólo se asocian a árboles, si no que existe también el ogham de los colores, de los animales, etc.

Aunque el Auraicept na nÉces no es un trabajo sobre magia o misticismo, en varias leyendas y baladas se describe el uso del ogham dentro de hechizos y para la construcción de amuletos. También es interesante tener en cuenta el poder que se les concedía a los bardos y poetas en Irlanda y otras regiones celtas, siendo los herederos espirituales de una tradición pagana cuando hasta druidas y vates habían desaparecido ya, por tanto no es descabellado asumir que el Auraicept na nÉces pudiera tener mensajes ocultos para aquel que sepa leerlos.

Al final, el Ogham sigue siendo un misterio incluso en la actualidad, pero sea cual sea su realidad, se aprecia la información con la que contamos hasta ahora, que aunque no es mucha, es significativa. Sin embargo, esperamos que poco a poco se logre obtener más información real al respecto.

 

Fuente: https://dunailline.org

http://ayoungknighttravel.blogspot.com/2013/10/el-calendario-de-coligny-el-ano-celta.html

http://mariac457.blogspot.com/

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE