Remedios Varo: pintora, escritora y bruja del arte

Spread the love

Sharing is caring!

por Gen Aregueta
La Llamada, 1961

Entre las diversas actividades que tenemos como brujas y staff de Hysteria Pagana, también disfrutamos de incursionar en el mundo de las artes plásticas y de cierta manera todo el staff ha tenido un acercamiento personal con la pintura y el dibujo en mayor o menor medida. Y por supuesto, al enterarnos que el Museo de Arte Moderno tendría una nueva exposición de Remedios Varo, no dudamos en ir.

Llegó el día acordado para visitar esta magnifica exposición llamada Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018, y que continuará vigente hasta el 24 de febrero del 2019; y debo admitir que era muy poco lo que sabíamos de Remedios Varo en comparación con todo lo que aprendimos de ella durante y después de la exposición.

Parte de la exposición Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018

Sin embargo y por desgracia, el arte de Remedios Varo tuvo un reconocimiento tardío, en esto influyó mucho el hecho de que Remedios no se dedicará a la pintura a tiempo completo sino hasta que tuvo 45 años. Actualmente y a casi 56 años de su muerte, su popularidad ha crecido considerablemente, pero igualmente te invito a conocer un poco más sobre esta mujer, pintora, bruja y escritora.

Remedios Varo fue…
Familia Varo

María de los Remedios Alicia Rodriga Varo y Uranga, nace el 16 de diciembre de 1908, en un pequeño pueblo catalán llamado Anglés. Crece en una familia de valores ambivalentes, pues su padre Rodrigo Varo quien era Ingeniero Industrial, librepensador y esperantista, contrastaba mucho con la personalidad conservadora y tradicionalista de su esposa y madre de Remedios, Ignacia Uranga.

Rodrigo Varo se dedicó a animar a su hija a leer obras literarias de autores como Julio Verne, Aldous Huxley, Alexander Dumas, y Edgar Allan Poe, al tiempo que le regala una regla de calculo para que enseñarle dibujo técnico, y así desarrollar el potencial que él había visto en su hija. Por otro lado, Ignacia Uranga, intento sin éxito educar a Remedios bajo un esquema de reglas conservadoras y religiosas.

Remedios Varo desde niña fue una persona sumamente inteligente, estudiosa y con una curiosidad enorme por los enigmas de la vida. Todas sus vivencias de la infancia marcaron su arte; desde el ambiente estricto de su madre, hasta el mundo científico-matemático y liberal de su padre. Tomó recursos de todas sus vivencias, usando elementos tan simples como las costuras y tejidos con los que convivió gracias a su abuela quien era tejedora. Y por supuesto su natal Anglés influyó demasiado en sus obras, pues era un pueblo pequeño con una arquitectura pintoresca, pero con un ambiente muy solitario, misterioso y lleno de gatos. Anglés ofrecía vistas de lugares con fábricas, máquinas de vapor, bolas de hierro, carreteles de hilo, poleas, vasijas de metal, tejedoras con taburetes muy característicos y ruedas que giran; elementos que se reflejan en muchas de sus pinturas.

Anglés, Cataluña
Tres destinos, 1956.
Paraíso de los Gatos, 1955.
Maquina de Vapor
Premonición, 1953.
Animal Fantástico, 1959.

Remedios tuvo mudanzas constantes en su niñez por el trabajo de su padre y cuando se mudaron a Madrid, su padre seguía fomentando sus habilidades artísticas llevándola al Museo del Prado donde observa detalladamente las obras de Goya, El Bosco y El Greco que fueron muy influyentes en sus obras.

La rigidez de las normas sociales, combinada con una imaginación desbordante configuraron una compleja vida interior. Remedios desarrolla desde pequeña, una profunda espiritualidad, pero muy alejada de la religión. Se maravillaba con las más sencillas manifestaciones de la naturaleza y a su vez se esforzaba por comprender los mayores avances científicos de su tiempo, pero inconforme con lo que ve, se dedicó a buscar respuestas más allá de lo tangible.

Posteriormente y al ver que Remedios no dejaba de demostrar talento para el arte, especialmente para la pintura, sus padres no dudan en inscribirla en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1924, convirtiéndose en una de las primeras mujeres estudiantes de la academia. En este periodo, Remedios Varo compartió muchas vivencias en la famosa Residencia de Estudiantes de Madrid con artistas como Federico García Lorca, Luis Buñuel y Salvador Dalí quien seria expulsado de la Academia de Artes de San Fernando solo dos años después. Además de la Residencia de Estudiantes, frecuentaba otros centros de encuentro como los diversos cafés que había en Madrid, pero entre ellos el más famoso era el Café Pombo, donde se organizaban diversas tertulias a las que Remedios se integró muy bien a pesar de que era mas joven que los demás.

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid
Café Pombo en la actualidad.

Esta etapa de la vida de Remedios, marca el comienzo de su apertura al mundo, a distintos tipos de arte, artistas y una vida amorosa un tanto voluble pero muy emocionante, pues al finalizar sus estudios se casa con un compañero de la Academia que también era pintor, Gerardo Lizarraga. Si bien Gerardo fue un hombre muy importante para Remedios, el principal objetivo de su boda fue liberarse del yugo materno que generaba un ambiente estricto y cerrado en su casa. Gerardo Lizarraga le ofrecía una vida más libre donde podía desarrollarse mejor como artista, y mejor aún, la pareja viviría por un tiempo en Paris, la capital de arte, aunque su primera estancia en París seria muy corta, para posteriormente mudarse a Barcelona.

Remedios Varo y Gerardo Lizarraga, 1930
La Huida, 1961.
Se dice que esta pintura que acompañaba otras dos pinturas conformando un tríptico, representa el momento en que Remedios Varo decide irse con Gerardo Lizarraga, a modo de escape del yugo familiar.

Su boda solo marca el comienzo de una vida de muchas aventuras y situaciones que ayudan a Remedios a formarse como pintora, bruja, escritora, y por supuesto, a vivir su vida amorosa la cual llevó de una forma libre de instituciones, sin ataduras y formalidades.

Remedios Varo tuvo una vida muy intrigante y un tanto azarosa mientras residía en Europa. Cuando Remedios y Gerardo llegan a Barcelona, conocen al pintor Esteban Francés con quien Remedios compartió un estudio y de quien se volvió amante para posteriormente separarse de Gerardo Lizarraga, con quien siguió manteniendo una amistad muy estrecha.

Esteban Francés, Remedios Varo y Gerardo Lizarraga.

En Barcelona también conoce a otros artistas gracias a Esteban; estos artistas formaban parte del círculo surrealista de Barcelona, y entre ellos estaba André Bretón (fundador y uno de los principales exponentes del Surrealismo), Marcel Jean y Óscar Domínguez. Remedios realizó con ellos los famosos Cadáveres Exquisitos, que eran dibujos colectivos empezados por uno de los artistas, tapados y continuados por otro, dando como resultado increíbles collages.


Cadáver exquisito de Esteban Francés, Remedios Varo, Óscar Domínguez y Marcel Jean. Sin título, 1935.

Si bien en este tiempo Remedios pintaba poco al oleo como tal, sí tenia todas las paredes de su casa pintadas con sus diseños y dibujos surrealistas de ese tiempo. Además de la pintura, esta mujer forma parte de los movimientos artísticos de Barcelona como el grupo ADLAN (Amics de l’Art Nou) cuyo objetivo era fomentar los movimientos de vanguardia, entre ellos el surrealismo.

Al estallar la Guerra Civil Española en 1936, Remedios conoce a un amigo íntimo de André Breton, el poeta francés Benjamin Péret que se había trasladado de Francia a Barcelona para participar como voluntario en la Guerra Civil. Por supuesto, Benjamin Péret cae rendido ante el encanto de Remedios, lo cual fue solo el inicio de lo que seria una larga y especial relación. En 1937, Remedios Varo, Benjamin Péret y Esteban Francés (quien aun no había renunciado a Remedios) se van a París a refugiarse de la guerra en España.

Remedios y Benjamin Peret en México, 1941
Remedios Varo y su reconexión con la magia.

Ya en París, estos tres artistas comparten un piso, donde Esteban y Benjamin rivalizan por el amor de Remedios, pero Benjamin Péret tuvo esta vez la ventaja, pues mientras que Esteban Francés propició que Remedios se integrará a los surrealistas de Barcelona, Benjamin Péret integra a Remedios al grupo surrealista de París que tenia más peso siendo la capital del arte. El grupo parisino de surrealista también estaba encabezado por André Breton. En este grupo conoce a Max Ernst, Joan Miró, Wolfgang Paalen, Leonora Carrington y al judío rumano Víctor Brauner. Este último vuelve a despertar en Remedios el interés en la magia, la alquimia y los fenómenos psíquicos que influirán en sus pinturas, pues Víctor exploraba el estudio de la brujería y los talismanes pensando en cómo un cuadro podría tener un efecto mágico si se construía apartir de un talismán. Víctor por supuesto también formó parte de quienes fueron los amantes pasajeros de Remedios.

Victor Brauner.

Remedios Varo siempre fue espiritual mas no religiosa y la influencia de Victor fomentó aún más en Remedios, su búsqueda de algo más allá de lo tangible. Ella misma se consideraba bruja y de hecho tenía una palabra mágica que usaba para atraer espíritus. Leía mucho sobre magia, esoterismo y ocultismo pero también era una lectora incansable de ciencia y novelas policíacas.

Ermitaño, 1955.

Ella pintaba y dibujaba sobre lo que leía como parte del entendimiento del tema y como un forma de plasmar todos estos conceptos donde se cuestionaba cómo vemos el tiempo y el espacio en lo que llamamos realidad. Remedios estaba muy comprometida en determinar dónde se encontraba ese trasmundo, NO en buscar otra realidad, sino que en este mismo mundo buscar ese algo que está escondido y que contiene el significado profundo.

En fin del sueño bohemio.

En París, Remedios vive su sueño que tenia desde joven, que era formar parte del mundo bohemio y vivir inmersa en el arte, pero esta realidad no es gratis, pues ella no ganaba mucho dinero y Benjamin Péret aunque era un reconocido poeta, tenia escasos ingresos. Sin embargo, el sueño bohemio termina pues al declararse la Segunda Guerra Mundial y con la colaboración del gobierno francés con Hitler, muchos amigos del círculo de artistas de Remedios, incluido Benjamin Péret, son detenidos para ser interrogados y torturados por simpatizar con el comunismo. Ella misma también fue detenida, sin embargo esto es un capítulo de su vida del que no habló mucho, no solo por las penurias que pasó, sino por el pudor político que siempre tuvo.

En junio de 1940, Remedios Varo y Benjamín Péret son encarcelados en un campo de concentración durante más de 1 año, pero gracias al Comité para rescates de emergencia (organización estadounidense para salvar a los intelectuales europeos de la guerra) y gracias a Varian Fry que era periodista americano y amigo de la pareja, se gestiona el exilio de Remedios, Benjamin y muchos otros artistas, entre ellos Esteban Francés y la ex-pareja de Remedios, Gerardo Lizarraga. El exilio fue a nuestras tierras mexicanas donde el Presidente Lázaro Cárdenas albergaba a refugiados políticos a quienes les ofreció la nacionalidad. Es aquí en México donde Remedios Varo desarrolla casi toda su obra.

Libreta de inscripción en Registro Nacional de Extranjeros, 22 de mayo de 1942.
Parte de la exposición Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018
Remedios Varo y la Ciudad de México

Ya en suelo mexicano, el gobierno les da un cálido recibimiento, cosa que tristemente no fue el caso de la comunidad artística de México comandada por Diego Rivera y Frida Kahlo. Diego Rivera era un tanto hispanofobo y no quería tener nada que ver con los artistas españoles y europeos en general que llegaron a México. Esto tuvo mucho que ver con que aquí en México predominaba mucho lo que se llamaba “Escuela Mexicana de Pintura” donde los muralistas como Diego Rivera, Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco seguían la tendencia de la comunidad artística mexicana de ese momento que se enfocaba en los murales de figuras nacionalistas.

A pesar de esto, los artistas refugiados se mantienen unidos y empiezan a vincularse con México, especialmente con sus artesanías. Era más fácil ver artesanías mexicanas en las casas de los artistas europeos que en la de los artistas mexicanos.

Remedios Varo se dedicó a la restauración de objetos prehispánicos e incluso diseño de vestuario, pero principalmente hizo diseño publicitario para la farmacéutica Bayer donde firmaba con el apellido de su madre “Uranga”. Con este trabajo de diseño disminuye su producción pictórica, pero Remedios experimenta una madurez artística que se vería reflejada en sus obras futuras, pues los diseños que utilizó para Bayer eran muy elaborados y con un gran toque de su estilo surrealista. En estos diseños, Remedios conjugó la alquimia con la ciencia y el psicoanálisis con la práctica esotérica. 

Además, aprovecha estos tiempos para trabajar en su fase como escritora, creando una serie de historias surrealistas que posteriormente plasmaría en sus pinturas. Remedios era muy buena escritora y su relación con Benjamin Péret y todos los otros poetas de los que se rodeó en Europa y por supuesto en México, influyó mucho en sus escritos, pues ayudaron a ampliar su visión del mundo del arte a través de la escritura.

De izquierda a derecha: Gerardo Lizarraga, Chiki Weisz, José Horna, Leonora Carrington, Remedios Varo, Ghunter Gerszo, Benjamin Péret y Miriam Wolf.
Ubicación de las casas de los artistas surrealistas en la Ciudad de México, donde se puede ver que Remedios Varo y Leonora Carrington eran vecinas muy cercanas, así como lo eran Remedios y su ex-esposo Gerardo Lizarraga.
Parte de la exposición Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018

La casa de Remedios se vuelve un punto de encuentro frecuente para artistas como José y Katie Horna, Gunther Gerzso, Chiki Weisz y por supuesto para quien se convirtió en una de sus mejores amigas, Leonora Carrington, la otra bruja del arte y a quien Remedios llamaba “mi alma gemela en el arte”.

Remedios Varo y Leonora Carrington

Leonora Carrington de origen británico, llegó a México al contraer matrimonio por conveniencia con el escritor y poeta mexicano Renato Leduc y así poder escapar de la situación bélica en Europa. Remedios y Leonora eran vecinas en la colonia Roma y disfrutaban mucho de leer cartas de tarot, hablar de magia, esoterismo y hasta inventar hechizos o juegos surrealistas. 

Carta de Tarot, 1957.
Parte de la exposición Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018
Carta Astral de Remedios Varo.
Parte de la exposición Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018

Para estos momentos, Remedios estudiaba mucho sobre esoterismo, teorías de la consciencia, la cuarta dimensión, entre otros temas y se ayudaba de los textos de Gurdjieff, Katherine Mansfield y Dion Fortune.

Libros que conformaban la biblioteca personal de Remedios Varo. Se pueden ver títulos de Milton Silverman y Aldous Huxley. Parte de la exposición Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018
Libros que conformaban la biblioteca personal de Remedios Varo. Se pueden ver títulos de Herman Melville, H.P. Lovecraft, Alexander Dumas, Anthony Berkeley y Katherine Mansfield.
Parte de la exposición Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018

Tiempo después en 1947 con el termino de la segunda guerra mundial,
Benjamin Péret decide regresar a Europa, mientras que Remedios ya estaba muy enamorada de México, por lo que deciden separarse.

La Despedida, 1958.

Remedios que como buena bruja tenía este encanto natural que hechizaba a los hombres, ya tenia varios admiradores en México. Sin embargo ella se enamora de otro refugiado catorce años mas joven que ella, el piloto francés Jean Nicolle con quien se trasladó a Venezuela donde recupera el contacto con su madre y sus hermanos, y donde permaneció hasta 1949, cuando rompe con Jean Nicolle y decide regresar a México solo para reencontrarse de nuevo con la pintura y desarrollar un estilo personal. Tiempo después se encontró con el austriaco Walter Gruen, un exiliado que llegó a México en 1942.

Remedios Varo y Jean Nicolle con armas en la selva de Venezuela, 1949
Jean Nicolle, 1948.
El surgimiento de Remedios Varo como la conocemos.
Walter Gruen, 1952.

En 1952 Walter Gruen y Remedios Varo se convirtieron en pareja y Gruen la convenció de que se dedicara solo a pintar y le proporcionó la estabilidad económica necesaria para ello.

Los cuadros que ella comienza a pintar, se caracterizan por la gran precisión matemática que contienen, pues cuando Remedios tenia claro lo que quería pintar, hacia primero un boceto del tamaño que quería hacer el cuadro y ese boceto era calcado en un soporte de óleo o en una tabla de masonite para ser pintado después. Si algo la caracterizaba aparte de su precisión matemática, era la delicadeza que tenia al pintar pues sus pinceladas eran pequeñas y minuciosas, por lo que pintar un cuadro en ocasiones le tomaba de uno a tres meses.

Presencia Inquietante (Dibujo Previo), 1959.
Presencia Inquietante, 1959.

Después un largo tiempo, Remedios Varo vuelve a exponer ante el público en una exposición colectiva en la galería Diana, donde participa con cuatro obras en donde ya se muestran todos los elementos de su inconfundible estilo: Roulotte, Simpatía, El alquimista y Música solar.

Roulotte, 1955.
Simpatía, 1955
Ciencia Inútil o El Alquimista, 1955.
Música solar, 1955.

A partir de este momento se convierte en una gran revelación para la comunidad artística y al ver el impacto, en la galería Diana consideran una exposición individual para Remedios, la cual se realiza posteriormente y en donde Remedios exponen doce obras nuevas en las que se pueden encontrar elementos autobiográficos o de su interés por la magia y la búsqueda de respuestas mas allá de lo terrenal. La originalidad de sus pinturas se vuelve todo un éxito, al grado de que el mismo Diego Rivera quien en un principio no quería saber nada sobre los artistas refugiados de Europa, queda totalmente impresionado y fascinado con las obras de Remedios, y en ese tiempo la opinión de Diego Rivera era muy importante en la comunidad artística mexicana.

Los doce cuadros de Remedios Varo se venden en tan solo tres días, elevando su arte a una popularidad descomunal, pues después de eso había una gran lista de espera de personas que querían hacerle encargos.

Remedios Varo junto a la obra Retrato de los niños Villaseñor, 1956.

Sus obras maduran velozmente y sus pinturas se vuelven el reflejo de lo mucho que ha aprendido, de su mágica visión del mundo, de sus miedos y de su gran sentido del humor. Los cuadros que mejor reflejaron esto fueron “Vampiros vegetarianos” y “Tailleur Pour Dames”.

Vampiros Vegetarianos, 1962.
Tailleur Pour Dames, 1957.

En los años siguientes se encarga de cumplir con esa lista de espera y también realiza su primera y única escultura a la que llamó “Homo Rodans” un homenaje crítico a la ciencia como única respuesta a los enigmas de la vida.

Homo Rodans, 1959.
Escultura a base de huesos de pollo, pavo y espinas de pescado.

Aunque Walter Gruen se convierte en su ultima pareja amorosa, Remedios nunca pierde contacto con sus antiguas parejas, especialmente con su primer pareja, Gerardo Lizarraga, con cuyos hijos Remedios mantiene una relación estrecha en la que disfrutaba enseñándoles a pintar. Remedios Varo nunca tuvo hijos propios, ni tampoco adoptó, pero solo por el hecho de que los hijos de Gerardo llevaran su sangre, los consideraba como si fueran suyos. A los niños les gustaba llamarla tia, generando una rivalidad maternal entre Remedios y la madre biológica de los niños.

De izquierda a derecha, Amaya Lizarraga, Remedios Varo, Xabier Lizarraga y Eva Sulzer, 1955.

En 1963, Remedios Varo pinta su ultimo óleo, Naturaleza muerta resucitando, en esta obra no aparece ninguna figura humana pero la esencia de Remedios en la pintura está más presente que nunca. Al terminar este óleo, empieza otro, Música del Bosque, donde quiere representar la unidad entre el hombre, la naturaleza y el cosmos, pero no logra terminarlo pues el 8 de octubre muere repentinamente de un infarto a los 54 años de edad en la Ciudad de México, siendo sepultada en el Panteón Jardín donde de su tumba surge un enorme árbol de eucalipto que parece representar toda la fuerza creativa de Remedios Varo.

Naturaleza Muerta resucitando, 1963.
Música del Bosque, 1963.

Ya que su muerte fue prematura, Remedios Varo disfrutó muy poco de su éxito y de su vida como era en ese momento, pero su legado hoy en día es muy apreciado.


 “Pintó en la aparición, la desaparición. Raíces, follajes, rayos astrales, cabellos, pelos de la barba, espirales del sonido: hilos de muerte, hilos de vida, hilos de tiempo. La trama se teje y desteje: irreal lo que llamamos vida, irreal lo que llamamos muerte – sólo es real la tela. Remedios anti-Parca. Nos sorprende porque pintó sorprendida. Las formas buscan su forma, la forma busca su disolución”

-Octavio Paz

A pesar de esto, es triste ver como esta increíble mujer que fue muy adelantada para su época, sigue siendo subestimada, que es una de las razones por las que me di a la tarea de hacer esta larga nota. Me cuesta trabajo creer lo poco valorada que fue en su país natal como artista y que mejor haya tenido éxito en otros países, como el nuestro por ejemplo; y ella supo valorar eso pues aunque era española, Remedios Varo y los otros artistas refugiados amaban más a México que muchos de los artistas mexicanos que en ese tiempo se jactaban de su “nacionalismo”.

Parte de la exposición Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018.
Lo aprendido.

La primera vez que vi una de sus pinturas quedé muy conmovida y lo extraño es que fue como si alguien hubiera pintado mi imaginación con mucha precisión, me identifiqué mucho con sus pinturas y por supuesto con ella. La increíble vida que llevó Remedios Varo, me dejó varias enseñanzas importantes.

Primero, la preparación es vital y no me refiero necesariamente a tener un millón de títulos y grados, sino a adquirir el conocimiento necesario y mantenerse al día y también a prepararse para poder brillar en aquello que se anhela ser y lo que implica la búsqueda del tipo de vida que se quiere, pues con esta búsqueda hay obstáculos, fracasos y lecciones que pocos están dispuestos a aprender. Remedios aprendió a vivir el sueño bohemio con lo que tenia, con lo que implicaba y a pesar de todo lo que aconteció a su alrededor.

Segundo, mantenerse en movimiento. Si en el lugar en el que se está no existe la posibilidad de cumplir con el proyecto de vida, es mejor moverse a donde sí sea posible, aunque eso conlleve alejarse de tu zona de confort y tus seres queridos. La permanencia no está permitida cuando en ese lugar solo te detienen para cumplir tus sueños. Remedios vivió mudándose casi toda su vida y aunque algunas de esas mudanzas no fueron totalmente su decisión, ella siempre se disponía a ir a donde fuera necesario para seguir cumpliendo su proyecto de vida. Y no solo se mudó de lugar sino también de pareja y círculo de amigos.

Tercero, la magia está en todo. Esto más que una enseñanza fue solo un recordatorio para mi, pues era algo de lo que ya estaba consciente. Cuando hice esta investigación sobre Remedios Varo, me sentí muy feliz y emocionada al descubrir la parte mágica y espiritual de su vida, y no solo yo, el resto del staff también sintió lo mismo, pues como brujas y paganos entendemos perfectamente el sentir que Remedios Varo tenia respecto a la búsqueda del entendimiento de lo que está más allá de lo tangible y llevar el día a día conviviendo con este conocimiento.

Al final, todo este sentir y todas estas vivencias se reflejaron en las asombrosas y precisas pinturas de Remedios Varo, las cuales lucen como una ventana a otras realidades, a ese trasmundo en el que ella estaba tan interesada, lo irreal dentro del mundo real, LO SURREAL.

No cabe duda que esta hermosa exposición Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018, la cual recomendamos totalmente, alimentó aún más nuestro lado creativo y artístico que tenemos los miembros del staff de Hysteria Pagana y debido a esto, nos animamos a formar parte del Cadáver Exquisito que tenían dentro de la exposición del Museo de Arte Moderno para que el público participara.

El Museo de Arte Moderno es la única institución pública que cuenta con una notable obra de Remedios Varo. Las pinturas y dibujos que forman la colección Ana Gruen Varsoviano y cedidas por Walter Gruen, es la obra más solicitada por el Museo de Arte Moderno. No te pierdas esta magnífica exposición y adentrate en el hermoso mundo mágico, onírico y por supuesto surrealista, de Remedios Varo.

Parte de la exposición Adictos a Remedios Varo. Nuevo Legado 2018.

Fuentes:
https://remedios-varo.com/
https://zoevaldes.net/2012/03/21/remedios-varo-el-arte-de-existir/
http://institutoculturaldeleon.org.mx/icl/story/840/Remedios-Varo-50-a-os-sin-la-maga-del-arte#.XF8VSlwza01
https://www.youtube.com/watch?v=ppiV4JHyOto

Translate »
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE